Automotriz Covid19 Fiscal IMSS

¿PUEDE CONSIDERARSE EL CONTAGIO POR COVID-19 COMO RIESGO DE TRABAJO, POR PARTE DEL SEGURO SOCIAL?

Hace apenas unas semanas que el Gobierno Federal decretó la tan esperada adición de la industria de autopartes para que pudiera volver a lo que llamó como una “nueva normalidad”.

 

Como condición para el regreso, se estableció un mecanismo de revisión de los procedimientos y políticas implementados por cada empresa con el fin de obtener el permiso por parte del Seguro Social  para el arranque. Algunas de esas condiciones, sin embargo, han establecido que sólo coincidan en planta hasta el 30% de los empleados totales de la empresa, por turno. Creemos, sin embargo, que ante una incipiente reactivación económica, este porcentaje pudiera ser suficiente para satisfacer la demanda actual y, siendo realistas, ayudar al mismo tiempo a que se alcance el ansiado pico en la curva de contagios por Covid19 en México.

 

Vamos a profundizar en un tema que está tomando relevancia ahora que gran parte de los trabajadores están regresando a su trabajo, y en medio de una problemática cultural o posiblemente de imprudencia política, podría generar riesgos económicos y fiscales para las empresas. Y es el hecho que el IMSS podría determinar los casos de contagio de los trabajadores, como Riesgo de Trabajo, elevando así las cuotas que se pagan de forma mensual, al subir la prima anual.

 

ANTECEDENTES

 

El pasado 3 de abril de 2020 los funcionarios Mauricio Hernández Ávila, Director de Prestaciones Económicas y Sociales, y José David Méndez Santa Cruz, Titular de la Unidad de Prestaciones Económicas y Salud en el Trabajo, firmaron la entrega del documento intitulado: “Criterios de Calificación para los Casos de Coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19) como Enfermedad de Trabajo.”[1]

 

¿QUÉ SE DEFINE COMO ENFERMEDAD DE TRABAJO?

 

De acuerdo con lo establecido en el artículo 475 de la Ley Federal del Trabajo y 43 de la Ley del Seguro Social, “es todo estado patológico derivado de la acción continuada de una causa que tenga su origen o motivo en el trabajo o en el medio en el que el trabajador se ve obligado a prestar sus servicios”. El artículo 513 de la Ley Federal del Trabajo por su parte, contempla en su fracción 136, las virosis o infecciones por virus.

 

Por lo anterior, es posible reconocer los casos de trabajadores infectados con Coronavirus SARS-CoV-2 (Covid-19) como enfermedad de trabajo por el médico del servicio de la Salud en el Trabajo con apego a la normatividad vigente.

 

CLASIFICACIÓN DEL RIESGO DE EXPOSICIÓN LABORAL AL CORONAVIRUS SARS-COV-2 (COVID-19)

 

En el citado documento, se dan a conocer diferentes ‘riesgos de exposición’ laboral, los cuales son:

 

  • Riesgo de Exposición Muy Alto: personal de Salud participando directamente en la atención a pacientes con sospecha o diagnóstico de Covid-19.

 

  • Riesgo de Exposición Alto: personal de Salud que no participa directamente en la atención de pacientes con sospecha o diagnóstico de Covid-19.

 

  • Riesgo de Exposición Medio: personal que participa directamente en la atención al público en general y que por su actividad está en mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 que el público en general o en mayor riesgo de entrar en contacto con materiales y superficies contaminadas con SARS-CoV-2.

 

Bajo esta clasificación podemos encontrar posibles casos que, si bien no serían imputables a la empresa, pueden formar parte de los proveedores de las industrias, a excepción de quienes ejercen estas actividades de forma directa con personal propio:

  • Preparación y servicio de alimentos y bebidas
  • Servicios de transportación

 

En estos dos casos, recomendaríamos que de preferencia se procure contar con exclusividad de los trabajadores que desempeñan dichas actividades, de modo que no se corran riesgos al atender estos proveedores a otros clientes con el mismo personal que atiende nuestra empresa.

 

  • Riesgo de Exposición Bajo: personal que no participa directamente en la atención al público en general, pero que por su actividad esencial tiene mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 que el público en general o en mayor riesgo de entrar en contacto con materiales y superficies contaminadas con SARS-CoV-2.

 

Desde nuestro punto de vista, la gran mayoría de las empresas en el sector entran bajo esta última clasificación de riesgo de exposición.

 

CRITERIOS PARA CALIFICAR COMO ENFERMEDAD DE TRABAJO

 

Para poder calificar un caso de Covid-19 como Enfermedad de Trabajo se requiere:

 

  1. Que el trabajador presente el criterio de caso confirmado en la fase 1 (hasta 23/03/20) o caso sospechoso o confirmado en las fases 2 y 3 (a partir del 24/03/20)
  2. Que el trabajador presente el criterio de personal expuesto ocupacionalmente (clasificación de riesgo de exposición Muy alto, Alto y Medio)
  3. Que exista un período de latencia de 1 a 14 días entre el contacto o exposición laboral y el inicio del cuadro clínico del trabajador, previo a que haya suspendido labores.
  4. Demostrar que estuvo expuesto con motivo o en ejercicio de sus labores a alguna persona infectada con el Covid-19.

DECRETO INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

 

Como mencionamos al inicio, el pasado 15 de Mayo se decretó un acuerdo por el cual se adicionaron las industrias automotriz, minera y de la construcción como actividades esenciales[2]. Recordemos que en la fracción V. se menciona la siguiente frase “Se aclara que se trata de un acuerdo de buena voluntad; sin embargo, si no se cumple se procederá a la clausura de las empresas o industrias que pongan en riesgo la salud de sus trabajadores.”

CONCLUSIONES

 

Debemos continuar con el cuidado sanitario ante la presente emergencia. Y prestar especial cuidado en reunir la evidencia necesaria que pueda demostrar ante la Autoridad que se están siguiendo los protocolos adecuados y necesarios para evitar el contagio en la empresa.

 

De la misma forma, hay que insistir y motivar a los empleados para que a su regreso a casa sean conscientes que su actuar puede no sólo protegerlos en su salud, sino ayudar a mantener abierto su centro de trabajo e influir positivamente en la salud de sus compañeros.

 

El reunir evidencia sobre los controles y protocolos, de manera sistemática y rutinaria, puede servir de defensa legal ante un cierre arbitrario de parte de la Autoridad, o determinación de un riesgo arbitrario bajo dudas sobre su origen. Desafortunadamente, ante estas situaciones nuevas, cada parte—incluyendo al Gobierno—luchará por “tener la razón”, y sólo una buena gestión de riesgos en esta materia laboral-fiscal, podrá darle a la empresa la victoria delante de un juez, en situación extrema.

 

 

C.P.C. L Morales*

Socio Director

MPA Contadores

www.mpa.group

 

*Las opiniones vertidas en este artículo provienen únicamente de su autor, pudiendo diferir respecto a la interpretación de las leyes, por parte de las autoridades competentes.

 

[1] http://www.amcp.mx/wp-content/uploads/2020/04/covidenfermedadlaboral.pdf

 

[2] https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5593411&fecha=15/05/2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *